Alexandra David- Néel: inspiración para las viajeras contemporáneas

Aunque actualmente conocer una mujer viajera se ha convertido en una situación frecuente y a la vez admirable, aún son muchas las voces de rechazo y en contra de una mujer que tome la decisión de salir de su zona de confort, deje atrás algunos de sus miedos y emprenda un viaje que le permita conocer nuevas personas, lugares maravillosos e incluso le cambie la vida para siempre.

Sí. Ahora para muchos y muchas es una locura lanzarse en una de estas aventuras viajeras en cualquier parte del mundo, imagínate lo que se pensaría en años anteriores, cuando los únicos que viajaban eran los hombres. Una mujer viajera era algo inimaginable e imposible, sin embargo, hubo una intrépida que decidió desafiar a la sociedad entera y emprendió un viaje muy lejos de casa para encontrar su felicidad.

¿Quién fue Alexandra David- Néel?

Louise Eugénie Marie David, más conocida como Alexandra David-Néel. Fue una escritora, cantante de ópera, periodista, exploradora, anarquista, feminista, budista y librepensadora nacida en Francia en 1868. La mayor parte de su vida la dedicó a explorar muchos lugares de gran importancia en el desarrollo del budismo.

 

SU HISTORIA

Durante su adolescencia, Alexandra estuvo cerca de grupos anarquistas y colaboró con publicaciones feministas, a sus quince años se fue sola a navegar a orillas del mar del norte, a sus 17 años, decidió escaparse nuevamente de casa y recorrer Suiza e Italia, lo cual se podía ver en aquella época como una gran estupidez. No dispuesta a rendirse y motivada por su alma libre, al cumplir 18 años visitó España en bicicleta.

A la edad de 21 años con la mayoría de edad cumplida, decidió irse de casa y se fue a vivir a Inglaterra. Allí tuvo su primer contacto con la sociedad teosófica, lo que le genera un gran interés en la espiritualidad. Su vida cambia en el momento que recibe una herencia de su abuela y con 23 años de edad decide viajar a la India, donde se empieza a interesar en sobremanera por el budismo y la cultura tibetana. No logra conocer mucho de ese país, por lo que decepcionada de su aventura promete volver algún día.

Es descubierta por el compositor Massenet y fue contratada para cantar en la ópera de Hanoi. A sus 36 años, en medio de una de sus giras por el norte de África, conoce en Túnez al ingeniero de ferrocarriles Philippe Néel, quien después de 4 años de relación le propone matrimonio. Alexandra le escribe una carta a su gran amor donde le cuenta que su espíritu es libre y no desea tener hijos, Philippe hace caso omiso y el 4 de agosto de 1904 se casan. Alexandra decide vivir una vida de mujer casada lo cual le genera una fuerte depresión, realiza algunos viajes cortos que no la satisfacen, en 1911, con 43 años de edad, su esposo le permite asistir a un viaje a la India, en el cual demoraría 18 meses, sin embargo, se toma 14 años.

En la India conoce a Yongden, un joven tibetano de 14 años que se convierte en su sombra y la acompaña de ahí en adelante en cada uno de sus viajes.

Lhasa - Tibet

Realiza su primera incursión en el Tíbet, cuyo acceso no está permitido por las autoridades británicas. Vive durante dos años en Kum Dum, China, luego decide ir a Lhasa, la ciudad prohibida del Tíbet, después de muchas dificultades para entrar, consigue disfrazarse junto a Yongden para hacerse pasar como peregrinos. Viajan durante 8 meses en medio de difíciles condiciones, las cuales logran superar gracias a la meditación. Al llegar a este lugar prohibido para los extranjeros se convierte en la primera mujer que logra entrar a Lhasa y vive en este lugar durante 4 meses.

A su regreso es reconocida en gran parte del mundo, en América es bautizada como “la mujer sobre el techo del mundo”, recibe múltiples distinciones honorificas y es aclamada por sus artículos, libros y conferencias.

Se reencuentra con su esposo Philippe y lo convence para que adopten a Yongden como su hijo. En 1946, muere Philippe. Alexandra y Yongden realizan muchos viajes durante varios años, en medio de huidas, largas caminatas, enfermedades e incluso guerras. Finalmente se instalan en Francia, donde Yongden fallece en 1955.

A sus 100 años, Alexandra David Néel, realiza su último viaje. Hasta el final es una mujer rebelde, optimista, joven, libre y feliz. Decide solicitar la renovación de su pasaporte a los 101 años, meses después muere en 1969. De esta manera, Alexandra David Néel, se convierte en una gran inspiración para todas las mujeres libres, todas aquellas mujeres que luchamos cada segundo de nuestras vidas por hacer todo aquello que nos hace felices, que amamos viajar, que nos inspiramos al ver a otras mujeres cumplir sus sueños y que día tras día somos inspiración para muchas más.

¿Conocías su historia?

No te pierdas más artículos en nuestra sección de Mujeres que Inspiran.

Diana Charria
Redactora - Ellas por el mundo

Administradora de empresas, comunicadora social, feminista, antinatalista, salsera, viajera, incorregible e irremediablemente feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *